El insomnio durante el embarazo

Las mujeres embarazadas frecuentemente tienen insomio; los trastornos de sueño se encuentran entre los efectos secundarios más comunes del embarazo. La arquitectura misma del ciclo del sueño puede cambiar durante el embarazo. En el tercer trimestre tales trastornos, como trastornos de la respiración durante el sueño y el síndrome de las piernas inquietas, suelen aparecer. Sin embargo, el primer trimestre es el que acarrea el peor insomnio; es probable que esto se deba a los cambios iniciales en el perfil de hormonas en suero. De hecho, hay diferencias en la arquitectura del sueño entre mujeres jóvenes y mujeres post-menopáusicas, aún sin considerar el embarazo. Las mujeres embarazadas experimentan cambios en la temperatura corporal y también en los niveles de melatonina, cortisol, la hormona estimulante de la tiroides (TSH), y la prolactina. El aumento del riesgo de insomnio coincide con la fase lútea tardía del ciclo menstrual, durante y después del embazarazo, y durante el período peri/post-menopáusico.

Tres trimestres fueron designados popularmente: de cansancio, de alegría, y de aburrimiento.* Esto tiene algo de verdad cuando se trata del ciclo del sueño. Las mujeres en el primer trimestre son propensas a la somnolencia debido a los mayores niveles de progesterona y las micciones nocturnas que interrumpen el sueño. Muchas mujeres además experimentan náuseas y vómitos durante este período. Encuestas muestran que un cuarto de las mujeres experimentan trastornos del sueño durante el primer trimestre.

El embarazo afecta el sueño mediante cambios hormonales, cambios fisiológicos, factores físicos, y cambios en el comportamiento. Los ronquidos y la apnea del sueño se vuelven más comunes a medida que la mujer aumenta de peso.

Algunos médicos permiten que sus pacientes tomen antihistamínicos durante el embarazo, pero como siempre durante el embarazo, debe consultar a su médico antes de tomar cualquier medicamento, sea o no de venta libre.

El tercer trimestre es el peor para la madre expectante en lo que respecta al sueño. Tres cuartos de las mujeres reportan trastornos del sueño en el trimestre final debido en buena parte a la combinación de cambios hormonales y la molestia física por el vientre expandido. El trastorno del sueño Sindrome de las Piernas Inquietas, que es bastante raro, afecta a un tercio de las mujeres en el trimestre final, aunque casi siempre desaparece luego del parto. La hormona estradiol está presente en niveles más altos en las mujeres con Sindrome de las Piernas Inquietas que en aquellas que no lo padecen. No existe un tratamiento aceptable para el Sindrome de las Piernas Inquietas durante el embarazo, aunque los médicos usualmente monitorean los niveles de hierro en la sangre de tales pacientes.

Los despertares nocturnos y la falta de aire también se vuelven más comunes en el embarazo.

Algunas mujeres también comienzan a roncar durante el embarazo porque las fosas nasales se hinchan. Si los ronquidos se transforman en apnea, el médico debe ser informado inmediatamente, ya que la apnea corta el suministro de aire y puede contribuir a los aumentos hormonales repentinos. Roncar y tener trastornos de la respiración durante el sueño en mujeres embarazadas se han asociado con un aumento en la preeclampsia. Cuando mujeres con riesgo de preeclampsia quedan embarazadas, sus médicos intentan determinar si roncan o tienen apnea de sueño. Algunas veces se pide a estas mujeres que se realicen estudios de sueño. Se ha encontrado que los ronquidos y el asma son concomitantes en las mujeres embarazadas, así que las mujeres asmáticas deben estar particularmente atentas a la apnea.

Se ha mostrado que el trastorno del sueño durante el embarazo también se correlaciona con un parto más largo y un mayor riesgo de parto por cesárea. Las mujeres que regularmente sufren migrañas tienen mayores chances de tener tiempos de sueño más cortos durante el embarazo. Esta tendencia aumenta cuando la mujer es obesa.

La depresión posparto a menudo resulta en insomnio, y algunas veces el insomnio contribuye a la depresión posparto. En el último caso, es importante que el insomnio sea tratado.

Más sobre problemas de sueño en las mujeres

Acerca del Insomnio en Clínica Mayo

* Nota del traductor: del inglés "weary, cheery, and dreary"

The Sleepdex book is now available on Amazon.com.

Click here