Patrones de Sueño

CÓMO CAMBIAN LOS PATRONES DE SUEÑO A LO LARGO DE LA VIDA

Junto con la genética y los ritmos circadianos, un factor importante que ayuda a determinar la cantidad de sueño que necesita una persona cada noche es la etapa de la vida.

Los recién nacidos duermen un promedio de 16 a 18 horas al día. A la edad de un año, los niños usualmente duermen 13 a 14 horas con ese número descendiendo hasta que alcanzan la adolescencia.

Los adolescentes generalmente requieren al menos ocho horas y media de sueño cada día. Algunos investigadores incluso van más allá para decir que los adolescentes necesitan más de nueve horas y media cada día. Con las presiones académicas, atléticas, de citas, etc., pocos adolescentes consiguen dormir suficiente estos días. También, los relojes biológicos internos de los adolescentes tienden a mantenerlos despiertos más tarde en la noche y los dejan dormir hasta más tarde en la mañana que a los adultos. Algunas escuelas secundarias han encontrado que sonar la primera campana una hora o algo así más tarde ha ayudado al rendimiento de los estudiantes. Más acerca de las necesidades de sueño de los adolescentes.

La mayoría de los adultos necesitan ocho horas de sueño para funcionar bien. Aunque muchas personas afirman que requieren menos, sólo el 10% requiere dormir significativamente más o menos.

Para las mujeres adultas, el embarazo y la menopausia pueden causar cambios significativos en los patrones de sueño. En los primeros tres meses de embarazo, las futuras madres a menudo requieren dormir significativamente más que lo usual. Los científicos están recién comenzando a investigar cómo la menopausia afecta al sueño. Han encontrado que la menopausia tiende a causar un descenso en la calidad del sueño y puede llevar a insomnio, ronquidos, y apnea del sueño. Estos cambios pueden deberse a cambios en la función hormonal y factores psicológicos asociados con la menopausia o pueden ser causados por el proceso de envejecimiento y la ganancia de peso asociada a la menopausia.

Contrariamente a la creencia popular, la necesidad de dormir no disminuye con la mayor edad. Mientras que los ancianos sí encuentran que su sueño se vuelve más irregular, continúan necesitando dormir cerca de la misma cantidad de que necesitaban durante la adultez temprana. Por esta razón, las personas mayores tienden a sestear a menudo durante el día. Los expertos dicen que el número de despertares nocturnos puede empezar a aumentar tan temprano como a la edad de 40. Más acerca del insomnio en las personas mayores.

Ideas Equivocadas acerca del Sueño


The Sleepdex book is now available on Amazon.com.

Click here