Somnolencia diurna excesiva

La somnolencia diurna excesiva es un síntoma de la mayoría de los trastornos del sueño (incluyendo insomnio, apnea, y trastornos circadianos), también genera un importante detrimento de la calidad de vida.

Se podría pensar: ¿no es la excesiva somnolencia diurna un problema inventado? ¿Un intento de medicalizar una parte normal de la experiencia humana?   ¿Y acaso "excesivo" no es subjetivo?

No. El mundo de la medicina utiliza el término somnolencia diurna excesiva (SDE) para referirse a un problema muy real experimentado por millones. Definir la situación es el primer paso para controlarla. Sí, la gente ha tenido somnolencia excesiva desde la Edad de Piedra y es una medicalización de una parte de la rutina de la vida humana, pero eso no quiere decir que no es una descripción médica válida de algo que vale la pena examinar y posiblemente tratar.

Diagnostico

Si bien es cierto que lo de excesivo es subjetivo, también lo es mucho en la medicina que los médicos están llamados a diagnosticar. Hay algunas pruebas, no pruebas de sangre u orina, sino pruebas de comportamiento, que pueden ser empleadas para tener una idea del nivel de somnolencia. No son perfectas, pero han demostrado ser bastante útiles para ayudar a los médicos. La Escala de Somnolencia de Johns, la escala de Epworth del sueño, el test de mantenimiento de la vigilia , la escala de somnolencia de Stanford , todas estas son utilizadas en el diagnóstico de los trastornos del sueño. La prueba de la vigilancia psicomotora es útil para cuantificar el deterioro debido a la SDE. No hay un número establecido de lo que constituye la somnolencia "excesiva" en cualquiera de estas pruebas. Algunos médicos usan una prueba de pupilografía para la somnolencia. Los doctores las utilizan en conjunto con otros indicadores. Un historial clínico es útil en el diagnóstico de SDS, aunque los médicos tienen que entender que los pacientes pueden tener un lenguaje diferente al de los textos médicos: podrían quejarse de estar cansados todo el tiempo o fatigados, en lugar de somnolientos. Algunos pacientes con SDE pueden ser reacios a admitir que tienen sueño en absoluto, viéndolo como un signo de pereza o una falta moral.

Causas

El insomnio puede provocar somnolencia diurna excesiva, al igual que muchos trastornos neurológicos y enfermedades. Las lesiones cerebrales traumáticas (que incluyen golpes), la narcolepsia, intoxicaciones, Parkinson, Alzheimer y otras formas de demencia y deterioro cognitivo en general pueden dar lugar a la somnolencia diurna excesiva.   Los diabéticos tipo 2 y las personas con apnea, depresión y asmas tienden a tener una mayor incidencia de SDE. Un estudio reciente encontró que el 47% de los pacientes con LCT tenían SDE y que pacientes con LCT tienen en alto riesgo de sufrir trastornos del sueño. Los medicamentos también pueden producir SDE, las etiquetas de advertencia de muchos, mencionan el riesgo somnolencia. Hay tantas causas comunes de la somnolencia que algunos estiman que el 20% de la población sufre de somnolencia diurna excesiva. La consiguiente pérdida del potencial humano causado por la reducción de la agudeza es enorme.

La adenosina neurotransmisora es secretada durante la vigilia y se acumula durante el día. Es parte del proceso de sueño homeostático, se ha encontrado que el hipotálamo es rico en neuronas que producen adenosina. (Estas células se proyectan hacia otras partes del cerebro, incluyendo la corteza)

Consecuencias

Las personas con SDE son más propensas a tener accidentes automovilísticos o accidentes industriales en el trabajo. Les va peor en la escuela y en las pruebas difíciles y son menos productivos en el trabajo de oficina. Son irritables. Es una de esas cosas poco apreciadas, ubicuas, que agotan el potencial de nuestra sociedad. La somnolencia diurna excesiva es el problema clave detrás del sueño al conducir. Las pruebas han encontrado que esta puede deteriorar las habilidades motoras peor que la intoxicación por alcohol.

La SDE empeora los problemas de vida. Hace que las personas deprimidas sean más deprimidas. Esto hace que sea más difícil lidiar con las irritaciones menores y hacerle frente a los retos.  Reduce la cantidad de ejercicio que gente realiza. Acorta la esperanza de vida en las personas mayores con enfermedades.

Al igual que con el insomnio, la SDE htmes a menudo pasada por alto por los médicos o mal interpretada. Los pacientes pueden quejarse de estar cansados, que no es lo mismo que estar somnolientos.  Tenga en cuenta que la fatiga no es lo mismo que la somnolencia . Puede sentirse fatigado después de ejercitar el cuerpo, pero no necesariamente somnoliento. La fatiga se manifiesta como una falta de motivación y energía. La somnolencia es un estado fisiológico en el cual la persona siente la necesidad de dormir. La falta de sueño puede fatigar a una persona, así como también pueden hacerlo otros procesos mentales y fenómenos. La fatiga es un síntoma común de muchas enfermedades y condiciones.

Tratamiento

Un buen sueño regular es lo primero que hay que probar con la esperanza de que la SDE desaparezca. Eso incluye atención a la higiene del sueño y, si es necesario, los medicamentos para asegurar suficiente sueño. Si estas intervenciones no funcionan, algunos médicos y pacientes pueden optar por estimulantes para hacer que la somnolencia durante el día desaparezca.

¿Qué estimulantes? La anfetamina dextroanfetamina, y la medicación para el TDAH, el metilfenidato (Adderal) se prescriben a veces. El modafinilo se está convirtiendo en el estimulante predilecto para la SDE en los últimos años debido a su bajo perfil de efectos secundarios .El oxibato de sodio (GABA) se utiliza solamente en casos muy severos.

La cafeína funciona. No es un efecto placebo. Varios estudios controlados han encontrado que la administración de cafeína reduce la propensión al sueño y mejora el rendimiento en las pruebas de vigilancia. Además, cuando el sujeto deja de tomar la cafeína durante un día (se le da un placebo), estos efectos desaparecen.

Los misterios de la somnolencia

Las causas biológicas detalladas de la somnolencia son desconocidas, como también lo son gran parte del sueño y la vigilia. ¿La somnolencia refleja una falla del proceso del cerebro que mantiene la vigilia o se trata de un proceso independiente que combate la vigilia y se hace cargo del cerebro? Los científicos están descubriendo los sustratos neurológicos de la somnolencia, tal como el descubrimiento del sistema de la orexina , pero mucho sigue siendo desconocido.

Los medicamentos para mantener el estado de alerta, como el modafinilo y el Adderall tienen la intención de combatir la somnolencia diurna excesiva.  Las siestas combaten la SDE y son un remedio en muchas situaciones. Las siestas pueden ser una buena idea, incluso para las personas que no tienen SDE formalmente, para aumentar el rendimiento mental en las tardes.

Tenga en cuenta también que el cuerpo tiene ritmos y es común tener un ligero "sopor" al principio de la tarde. Esta somnolencia normal en la tarde no debería interferir con la mayoría de los trabajos o actividades.

Algunas personas con SDE experimentan la somnolencia en períodos repentinos de sueño pesado o falta de concentración. Algunos pueden incluso quedarse dormidos involuntariamente durante el día. Los períodos de sueño no planificados pueden ser muy cortos (microsueños) o pueden convertirse en siestas.

Algunos investigadores proponen una distinción entre el insomnio que se caracteriza principalmente por un componente fisiológico y el psicológico o insomnio aprendido, y que éstos se manifiestan en diferentes patrones de somnolencia diurna.

Las pruebas de EEG de los pacientes deprimidos muestran que tienen una mayor latencia del sueño, tiempo de sueño de ondas lentas acortados, transición al sueño REM más temprano en la noche, e insomnio por dificultad de mantenimiento del sueño (se despiertan durante la noche).

La causa-efecto es recíproca.  No duermas lo suficiente y maximizarás tus posibilidades de depresión y otras enfermedades mentales. La depresión causa insomnio e hipersomnia. Se estima que el 60% de las personas que cumplen con los criterios para el trastorno depresivo severo también experimentan insomnio y lo mencionan a sus médicos o terapeutas. De igual manera, se estima que entre el 10 y 20% de los pacientes con insomnio diagnosticados también padecen depresión clínica. Los dos trastornos son a menudo co-mórbidos.  Un artículo publicado en la revista The Journal Sleep reportó que los niños con trastornos del sueño (insomnio e hipersomnia) son más propensos a estar deprimidos. Además, tratar efectivamente la depresión a menudo mejora la duración del sueño y su calidad.

Especialmente en los adultos jóvenes, existe una fuerte correlación entre el insomnio y los trastornos depresivos mayores. Los genes implicados en el reloj molecular y ciclo circadiano son conocidos por estar involucrados en el trastorno bipolar, aunque no se sabe exactamente cómo. Cuando los científicos examinaron los ratones con mutaciones en el llamado gen CLOCK (importante en el ciclo circadiano), se encontraron con que los ratones se comportan como seres humanos con manía .Cuando a los ratones se les da litio (un tratamiento para el trastorno bipolar), su comportamiento vuelve a la normalidad. Así que parece que esta parte importante del ciclo de control del sueño está vinculada con los trastornos del humor y del estado de ánimo.

Razones

Es fácil pensar en varias razones por las que el insomnio puede conducir a la depresión: es desagradable, el paciente permanece despierto durante la noche y puede meditar con pensamientos negativos, además, la somnolencia durante el día reduce la calidad de vida en general.

Las bases neuroquímicas que todavía no están bien comprendidas, de la depresión y los trastornos del sueño están casi seguramente relacionadas. El factor liberador de corticotropina (CRF) es un neuropéptido el cual se encuentra en niveles elevados en personas con trastornos de depresión y ansiedad. También se encuentra en altos niveles en muchos pacientes con insomnio. El eje hipotalámico-hipofisario-adrenal (HPA) es estimulado quizá en exceso, tanto en las personas deprimidas como en la personas con insomnio.

Enfermedades terciarias

La gran mayoría de las enfermedades psiquiátricas pueden inducir trastornos del sueño (y viceversa), la falta de sueño es un factor que empeora la mayoría de ellos.  En general, las personas con falta de sueño también tienen reacciones emocionales fuertes.  Los escáneres cerebrales de personas sanas sometidas a privación del sueño muestran una mayor actividad en una parte del cerebro (la amígdala) la cual es conocida por estar involucrada en la respuesta emocional cuando a las personas se les muestran imágenes perturbadoras. También, la falta de sueño experimentada por las madres puede ser un factor que contribuye a la depresión post- parto.

Los sociólogos también han encontrado que la soledad se asocia con el sueño fragmentado.

WebMD reportó que el 15% de los pacientes con depresión tienen hipersomnia y el 80% sufren de insomnio. Ya se trate de insomnio o hipersomnia, las personas deprimidas suelen quejarse de que el sueño no es reparador.  El sueño es menos divertido cuando se está deprimido.

De hecho, en personas sin antecedentes de depresión, el insomnio se correlaciona con la futura aparición de la depresión.  Las personas con insomnio son dos veces más propensas a deprimirse que los que no lo tengan.

Las personas que padecen de apnea son más propensas a sufrir de depresión, e incluso la personas sin apnea verdadera, pero que roncan, son más propensas a estar deprimidas. Esta relación es particularmente fuerte en los hombres. (http://www.nytimes.com/2012/04/03/health/research/less-severe-sleep-disorders-also-raise- depression-risk.html)

¿Tratamiento para ambos?

A pesar de que tanto la depresión y el insomnio pueden ser tratados sin medicamentos, existen intervenciones farmacológicas para ambos, y no por casualidad, ambos pueden tratarse con antidepresivos.  Los medicamentos antidepresivos actuales más comunes pertenecen a una clase llamada inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Los insomnes que comienzan a tomar uno de estos fármacos a menudo encuentran alivio para sus problemas de sueño. Los métodos no farmacéuticos para tratar el insomnio también pueden ayudar con la depresión.

Alrededor del 15% de las personas deprimidas tienen hipersomnia en lugar de insomnio. El tratamiento farmacológico para la hipersomnia idiopática suele ser un estimulante, algo que funciona de forma opuesta a las pastillas para dormir.  Es por eso que es importante para los médicos, evaluar si los pacientes de sueño prolongado pueden tener depresión y ser mejores candidatos para recibir medicación antidepresiva.

No es coincidencia que las compañías farmacéuticas que desarrollan los agonistas del receptor de melatonina tienen tanto al mercado del insomnio como al de la depresión en la mira.

Sueño REM y depresión

Las anormalidades del sueño REM (movimiento rápido de los ojos) resultan en patrones de actividad cerebral similares a los observados en la depresión. De hecho, durante el sueño REM, existen partes del cerebro que exhiben actividad eléctrica similar a la de las personas deprimidas.  Las personas deprimidas tienen su primera sesión de REM más temprano en la noche que las personas no deprimidas. Mientras peor es la depresión, más prematuro el sueño REM, y en casos graves la secuencia de las etapas del sueño se altera y el primer período REM ocurre antes que el primer período de sueño profundo. Debido a la importancia de este primer período de sueño profundo para la hormona del crecimiento y el mantenimiento del cuerpo , este patrón es particularmente perjudicial.

Esto conduce a la hipótesis de que la supresión del REM podría ayudar a tratar la depresión. Y de hecho, los fármacos antidepresivos comunes tienden a suprimir el sueño REM, aunque eso no es lo que los fabricantes de medicamentos tenían en mente cuando diseñaron las drogas.  Ningún fármaco elimina el sueño REM, y sería muy arriesgado intentar hacerlo, dado que el REM es parte del sueño, incluso si los motivos del mismo y las funciones de éste no se entiendan completamente.

The Sleepdex book is now available on Amazon.com.

Click here