Prescripcion de Drogas y sus Efectos Sober el sueño

Las medicinas pueden afectar profundamente la calidad del sueño.  En efecto, el insomnio secundario es a menudo causado por medicamentos.

Medicamentos Cardiovasculares

Los medicamentos cardiovasculares pueden influir en la arquitectura del sueño y contribuir a la prevalencia del insomnio en personas mayores.  Los bloqueadores beta, recetados para la hipertensión, parecen producir insomnio y hasta alucinaciones.  Si son los medicamentos los que causan directamente estos síntomas no está claro,  pero se asocian con ellos.  Los bloqueadores beta parecen reducir el tiempo de sueño en fase REM e incrementar los despertares nocturnos.  Los químicos medicinales a menudo se clasifican como sustancias hidrófilas (afines al agua) o lipófilas (afines a la grasa).  Los bloqueadores beta lipófilos, como el propanolol, son los que más causan problemas antes que los hidrófilos.

Los agonistas alfa adrenérgicos como la clonidina incrementan la fragmentación del sueño y disminuyen el sueño REM.  Estos también aumentan el insomnio durante el día.  La teofilina, otro medicamento cardiovascular, ha demostrado incrementar la etapa superficial (fase 1)  y aumentar la latencia del sueño.

Los Estimulantes y el Sueño

Los estimulantes pueden hacer difícil dormir.  El Ritalin, Adderall y otras anfetaminas hacen difícil conciliar el sueño, además cambian las etapas del sueño alejando a la persona de la etapa profunda (fase 3) hacia la etapa superficial (fase 1).  El sueño en fase REM también disminuye.  Las medicinas para el resfriado a menudo incluyen efedrina y/o pseudo-efedrina, que están químicamente relacionadas con las anfetaminas y sus efectos estimulantes.  La cafeína también impide dormir, y es con frecuencia usada para mantenerse despierto.

MEDICAMENTOS PARA EL DOLOR Y SUEÑO

Los medicamentos opioides tienen un profundo efecto sobre el sueño (la morfina se llama así en honor a Morfeo, dios del sueño).  Los opioides se prescriben con frecuencia como analgésicos para reducir dolores severos.  En personas sanas dan lugar a un alargamiento del tiempo de permanecía en la fase dos, y a una reducción tanto de la  fase tres como del sueño REM. Tomar opioides puede de hecho causar apnea debido a la excesiva relajación de los músculos de la garganta. Los analgésicos de venta libre llamados fármacos antiinflamatorios no esteroideos  (ejemplo: aspirina, ibuprofeno) pueden reducir ligeramente la eficacia del sueño, pero sus efectos son menores.  Los medicamentos para el dolor, a pesar de que pueden degradar la calidad del sueño, pueden resultar en un mejor sueño para el paciente si reducen sus molestias,  que de otro modo lo mantendrían despierto.

MEDICAMENTOS ANTIDEPRESIVOS Y SUEÑO

La depresión y los problemas con el sueño están entrelazados.  Tanto el insomnio como la hipersomnia son considerados como síntomas de depresión,  además,  los trastornos del sueño y la depresión son síntomas comunes de otros problemas.  Los fármacos antidepresivos,  que engloban un gran número de fármacos,  se prescriben ampliamente hoy en día.  Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRIs) son los más conocidos, otros incluyen fármacos tricíclicos, inhibidores de la monoamina oxidasa (MAOIs), y los antagonistas e inhibidores de la serotonina (SARISs).  Aunque los SSRISs son técnicamente estimulantes, pueden facilitar el sueño en muchas personas.  Los inhibidores MAO  y los antidepresivos  tricíclicos son sedantes y muchos pacientes tienden a desarrollar tolerancia a sus efectos sedantes en un par de semanas, por lo que la FDA no clasifica estos fármacos como tratamiento del insomnio a menos que el insomnio sea un síntoma de la depresión.  Muchos médicos recetan dosis bajas del antidepresivo tricíclico doxepin (nombre comercial, Sinequan), que no está aceptado para el tratamiento del insomnio.

Con excepción de los SARIs, los fármacos antidepresivos suprimen el sueño REM.  Los pacientes pasan menos tiempo en el sueño REM que cuando no están bajo medicación.  No está claro si esto es bueno o malo.  Las restricciones de sueño – no permitir que una persona duerma todo lo que quiera – son un efectivo tratamiento contra la depresión a corto plazo en algunos casos.  Podría haber una relación causal entre reducir el sueño REM y aumentar el estado de ánimo del paciente.

El ritanserin, eplivanseri, y otros antidepresivos similares están siendo investigados por su capacidad de mejorar el sueño de onda lenta.

MEDICAMENTOS PARA LA EPILEPSIA Y SUEÑO

Los  fármacos más antiguos usados para tratar la epilepsia afectan el sistema nervioso central y extienden el sueño de ondas cortas mientras disminuyen el sueño REM. Los pacientes tienden a desarrollar tolerancia a este efecto en unas pocas semanas.  Los fármacos recientes para el tratamiento de la epilepsia trabajan en el cerebro con el  neurotransmisor GABA, mejorando su actividad.  Estos también extienden el sueño de ondas lentas, pero no producen la tolerancia que los fármacos más antiguos si hacen.

Otros Medicamentos de INTERÉS

La cimetidina usada para tratar el reflujo gastrointestinal, algunos esteroides y laxantes, el anticonvulsivante fenitoína, la teofilina usada para tratar enfermedades respiratorias,  son conocidos por causar insomnio en algunos pacientes.

FARMACOS UTILIZADOS PARA INFLUIR EXPLÍCITAMENTE  EL SUEÑO

Las benzodiacepinas se usan  para tratar trastornos de ansiedad y otras indicaciones psiquiátricas. Durante años las benzodiacepinas fueron los fármacos para tratar el insomnio, y aunque hoy se prescriben con menor frecuencia solo para trastornos del sueño, estas ciertamente afectan el sueño de los pacientes.  Los agonistasde losreceptores benzodiacepínicos (que comparten algunas propiedades bioquímicas) son el tipo más común de medicación recetado actualmente.  Todos estos medicamentos reducen la latencia del sueño y el tiempo de vigilia durante las horas de descanso.  Los derivados benzodiacepínicos reducen el tiempo en la etapa profunda del sueño (fase 3). Los agonistasde los receptores benzodiacepínicos no lo hacen, por lo que estos son mejores para ayudar a dormir. Todos estos medicamentos reducen el tiempo en la fase uno del sueño, y ninguna parece tener efecto sobre el sueño REM.

El ramelteon, un agonista de los receptores de la melatonina, se aprobó en el 2005 y ha demostrado ser eficaz en el tratamiento del insomnio de comienzo de sueño. Estos agonistas se unen a dos de los tres receptores de melatonina del organismo, lo que al parecer deprime al núcleo supraquiasmático que promueve el despertar.

Los agonistas de los receptores benzodiacepínicos no desarrollan tolerancia rápida en el paciente, como otros fármacos sedantes, lo que los hace buenos para tratar el insomnio.  Cuando se interrumpe el consumo del fármaco hay un efecto rebote, aunque esto sucede con la mayoría de los medicamentos que promueven el sueño.

Tabaco, Cafeina y Alcohol

Muchos señalan que la mayoría de fármacos usados son legales, y no están sujetos a prescripción. Las personas han usado sustancias desde siempre para influir y modificar la arquitectura del sueño y la vigilia.  Por milenios el alcohol ha sido usado para ayudar a la gente a relajarse así como la cafeína, cuyo uso es generalizado y está profundamente arraigado en la cultura humana.   Cualquiera que esté pensando en ayudas para el sueño tiene que observar el consumo de alcohol y cafeína.

La nicotina es un estimulante, y los fumadores tienden a tener mayor incidencia de insomnio. Estudios con polisomnografía indican que los fumadores tienen menos sueño de ondas lentas (el tipo más refrescante) que los no fumadores.  Los fumadores también tienen más tiempo de latencia de sueño (tiempo para conciliar el sueño después de acostarse) y menor tiempo de sueño total.

La cafeína es un estimulante que parece funcionar disminuyendo la acción del neurotransmisor adenosina.  Las reacciones individuales a la cafeína varían considerablemente. En algunas personas causa insomnio, otras parecen dormir mejor con cafeína. En efecto, la siesta de cafeína consiste en el consumo intencional de cafeína antes de dormir.

Ver nuestra página sobre alcohol y sueño para información acerca del tema.

The Sleepdex book is now available on Amazon.com.

Click here